martes, 28 de marzo de 2017

Las 20.000 tablillas de la biblioteca del palacio real de Ebla

El palacio real de la ciudad de Ebla, en Siria, disponía de una biblioteca en la que se archivaban ordenadamente en estanterías de madera, tablillas de arcilla con textos cuneiformes en sumerjo y eblaíta, que registraban alrededor de 140 años de la historia de la ciudad.

Ebla fue saqueada por las tropas de Naram-Sin hacia el año 2240 a.C. y el palacio real fue destruido e incendiado, pero las tablillas de arcilla quedaron enterradas y resistieron el paso del tiempo bajo las ruinas. Los arqueólogos han podido recuperar unas 20.000 de estas tablillas, fechadas entre 2400 y 2250 a.C., y reconstruir su disposición en la biblioteca.

Reconstrucción de la biblioteca de Ebla - Fuente: Alquibla.
La digitalización nos permite conservar cualquier patrimonio, ya sea público o privado, poniéndolo a salvo de catástrofes como la que está asolando Siria. Ya hay una importante cantidad de bibliotecas virtuales que nos permiten tener acceso a nuestra historia y al conocimiento cultural. En nuestras manos está ahora que tomemos la decisión de poner a salvo nuestro patrimonio personal, o dejar que se pierda.

jueves, 23 de marzo de 2017

Marx: producción y autoproducción

Marx, como filósofo, científico y político, se vio conducido a estudiar los “modos (históricos) de producción”. Un modo de producción es la conjunción de un saber técnico y una organización social que desemboca en la actividad económica (a través de ella se intenta garantizar la supervivencia de una comunidad en un determinado medio ecológico). Puesto que el tema principal de las indagaciones de Marx es el mundo moderno, su tema de estudio fue el modo de producción específico de este mundo: el “Capitalismo”. Puesto que un modo de producción está integrado por unas fuerzas productivas y unas relaciones de producción, lo primero que puso de relieve es que en el modo de producción vigente en la modernidad las fuerzas productivas son las máquinas (máquinas que consumen energía, etc.) y las relaciones de producción son de carácter contractual (un contrato entre el trabajador y el propietario de los medios de producción). ¿Qué caracteriza, según Marx, al capitalismo? Principalmente que aparecen dos nuevas mercancías en régimen de compraventa:

- el dinero: algo que da pie a una economía puramente especulativa en la que se pierde de vista que la principal fuente de riqueza es el trabajo y las mercancías que en él se generan.

- la fuerza de trabajo: esto es lo que vende el trabajador, el obrero –por eso lo que se contrata en último término es un salario.

Sobre la teoría capitalista

Dicho esto estamos en disposición de aclarar el nexo entre “producción” y “autoproducción” establecida por Marx. Su tesis es ésta: “en la producción el productor se autoproduce”. ¿Qué significa esto en principio tan extraño? Lo explicaremos así: el “obrero” se vuelve tal (se “autoproduce” como “obrero”) en la producción, siempre que ésta esté bajo las condiciones del modo de producción específicamente moderno. Recordemos que antes de este modo de producción no había obreros en la acepción propia del término, en otros modos de producción el productor se desarrolla según otras figuras, por ejemplo en la Edad Media el productor es un campesino que se volvía tal en la ceremonia del vasallaje y con el pago del diezmo.

martes, 21 de marzo de 2017

Marx: materialismo dialéctico

Antes de entrar en harina hay que comentar un par de cosas sobre Hegel. Su propuesta, dicho rápidamente, es un “idealismo dialéctico” (relacionado con la idea de una Historia Universal que progresa hasta llegar al mundo moderno, el cual sería, nada menos, la cima del progreso humano). El Idealismo (surgido con Kant) sostiene que el ser humano es el “sujeto”, es decir, el “fundamento del mundo” (el antropocentrismo sustituye así al teocentrismo). Esta tesis la expone así Hegel: el Espíritu (la esencia humana) es superior la Naturaleza (a, por decirlo así, “la materia”); esto implica, entre otras cosas, que la esencia de los seres humanos es la “autoconciencia” (la conciencia del yo es lo que nos define). Pero ¿y la dialéctica? Pues según Hegel es el mecanismo que explica el progreso de la historia: hay un proceso de “tesis”, “antítesis” (o “contradicción” de la tesis inicial) y “síntesis” (así, por ejemplo, según Hegel la edad moderna es una síntesis de la antigüedad grecolatina y de la cristiandad). El caso es que Karl Marx partió de Hegel, pero no porque aceptara su propuesta sino porque se inspiró en ella con el fin de “darle la vuelta”; veámoslo rápidamente.

Karl Marx

Marx rechaza el idealismo de Hegel, por eso su propuesta es “materialista” (porque afirma que hay una prioridad o anterioridad de la “materia” sobre el “espíritu”. Hay que recordar aquí el impacto de la teoría evolutiva de Darwin: la especie humana está en continuidad con las demás especies animales, ha surgido de ellas, etc. Este rechazo del idealismo de Hegel le lleva, además, a negar que la esencia humana sea la autoconciencia: lo que define básicamente a la especie humana es el “trabajo”, el saber técnico, la fabricación y el uso de artefactos, de herramientas, de utensilios; el trabajo, además, es el modo en que la existencia humana se procura su sustento: es pues lo que define la esfera económica de la sociedad. ¿Qué es la historia, entonces? Si la base o infraestructura se encuentra en lo técnico y lo económico, la historia de la humanidad es, en su estrato más profundo, la historia de la sucesión entre distintos “modos de producción” (un modo de producción está integrado por dos factores: unas fuerzas productivas y unas relaciones de producción; por ejemplo, en el modo de producción medieval las fuerzas productivas son las artesanías desplegadas por los gremios y las relaciones de producción se estipulan en el rito del vasallaje y en el pago del diezmo). ¿Dónde está aquí la “dialéctica”? Ésta es, dice Marx, el “motor” de la historia (lo que mueve el cambio de un modo de producción a otro); y ¿en qué consiste ese “motor”? En que entren en “contradicción” las fuerzas de producción con las relaciones de producción (el diagnóstico de la crisis del capitalismo que hizo Marx tiene que ver con esto, con localizar una contradicción o una serie de contradicciones en el seno de este modo de producción propio del mundo moderno), y la llegada del “socialismo” sería la “síntesis” a la que podría llevar la resolución de esas “contradicciones”.

Sobre el materialismo dialéctico

Una cosa más: uno de los principales debates que, con razón, ha suscitado el “materialismo histórico” es el de si no es una especie de “determinismo” que de un modo simplista y mecánico pretende explicarlo “todo” acudiendo a factores económicos. Y este es, ciertamente, uno de los riesgos del marxismo aplicado al campo de las ciencias sociales. Hay aquí un interesante tema sobre el que debatir, pero solo puedo limitarme aquí a señalarlo.

jueves, 16 de marzo de 2017

Las doncellas del rey maya

En 2012 aparecieron en una tumba real maya de Takalik Abaj, en Guatemala, seis enigmáticas estatuillas de cerámica. Ahora la arqueóloga Christa Schieber de Lavarreda y su equipo creen haber descifrado su complejo simbolismo. «Son como marionetas en un teatro», afirma Schieber. Una de sus funciones era acompañar al rey en el inframundo, cuando este murió hacia el año 500 a.C.


Pero también desempeñaban otro papel. Cuatro figuras marcaban los puntos cardinales, las esquinas del universo maya. Otras dos, situadas hacia el este y el oeste, pudieron representar el ciclo diario del amanecer y el ocaso. Este símbolo de constante renacimiento tal vez aludía a la cosecha de maíz –alimento fundamental que rebrota cada año–, una referencia al papel mítico del rey como dios del maíz.

martes, 14 de marzo de 2017

La picadura de un escorpión

Estábamos trabajando en la costa occidental de la península del Sinaí, donde los antiguos egipcios extraían el cobre, un metal de gran valor para la fabricación de artículos de lujo. Lo fundían en pequeños hornos excavados en la tierra, de modo que peinábamos cualquier cavidad en busca de pruebas de aquella actividad minera.

A los escorpiones les gustan los agujeros, y nosotros teníamos que introducir los brazos en ellos para desenterrar los residuos de fundición. Antes siempre comprobábamos que no hubiese bichos, pero una mañana noté una aguda punzada al meter el brazo. Cuando saqué la mano, estaba hinchada y enrojecida. En esta región la picadura del escorpión de color amarillo suele ser sinónimo de muerte instantánea; la de cualquiera de las otras ocho especies locales no es tan letal, aunque sí muy dolorosa. El caso es que no había forma de saber qué me había picado. Sabía que tenía que evitar taquicardias para que el supuesto veneno no pasara al torrente sanguíneo. Intenté mantener la calma.

El vigilante del yacimiento, un beduino, tenía una forma interesante de tratar las picaduras de escorpión: escupió sobre la herida y la frotó. Acto seguido encendió un  mechero para cauterizarla. Lo detuve en el último momento. Entonces llegó la ambulancia. Cuando le dije al conductor que tenía que llevarme al hospital, se arrancó con un poema de amor. Una vez allí, el médico echó una mirada a mi muñeca y dijo: "Eso no es nada". Tras convencerlo de que me pusiera una vía por si acaso, una enfermera trajo un antídoto. Al ver que me remangaba, señaló el trasero y dijo: "En Egipto ponemos las inyecciones ahí".

La morfina me dejó sin fuerzas. Cuando el inspector del yacimiento se enteró de que me había picado un escorpión, vino corriendo al hospital. Al hallarme inmóvil creyó que había muerto. No fue así, pero aún hoy sigo sin saber qué es lo que me picó.

Testimonio de Sarah Parcak, Egiptóloga, y Arqueóloga.
Vía National Geographic.

jueves, 9 de marzo de 2017

Un enemigo pertinaz: los persas sasánidas

El Imperio Sasánida, que se extendió desde mediados del siglo III hasta mediados del siglo VII d.C., fue uno de los más formidables enemigos a los que tuvo que enfrentarse el Imperio Romano de Oriente.

La Persia sasánida tuvo su época de esplendor bajo monarcas como  Sapor II (309-379), que pusieron en jaque a las tropas romanas y arrebataron al imperio varias provincias a mediados del siglo IV. Sin duda constituyeron el peligro más notable de la frontera oriental del imperio. Por medio de la guerra o de la paz, como en el caso de Yazdgerd I (399-421), los persas sasánidas, erigidos en la otra gran potencia de la época, supieron hablar de tú a tú a los romanos. Cosroes I, por ejemplo, fue el gran rival de Justiniano y se debatió entre la "paz eterna" firmada con él, y las amenazas bélicas constantes, para mantener su poder.

Otros monarcas, como Ormuz IV o Cosroes II, supieron mantener el prestigio de su imperio hasta que este cayó en manos de los califatos islámicos tras la larga guerra contra estos que perdió Yazgerd III (632-651).

Relieve sasánida localizado en Taq-e Bostan, dedicado a la coronación de Ardacher II;
el personaje representado bajo los pies del monarca es el emperador Juliano.

martes, 7 de marzo de 2017

Filosofía y religión en Schopenhauer

Arthur Schopenhauer
Arthur Schopenhauer sostiene que la religión y la filosofía tienen un origen y una meta común, es decir, responden en el fondo a las mismas preguntas. ¿Cuáles son éstas?

Por un lado está la pregunta –la inquietud profunda– referida a la contingencia del mundo: ¿por qué existen algo en vez de nada? ¿por qué el mundo es así y no de otra manera? Por otro lado surge la pregunta –y la zozobra que la acompaña- sobre el mal en el mundo y la vida (atravesados ambos por fenómenos negativos como el dolor, la enfermedad, la muerte, etc.).

Si el origen de la religión y la filosofía está en estas preguntas también sucede que su meta es común: entender, por una parte, el orden del mundo (a pesar de su carácter contingente o innecesario...) y, de algún modo, aliviar el mal de la vida, liberar a la existencia del dolor, la penuria, etc. Pero aunque la religión y la filosofía tienen su raíz en estas preguntas y tienen también una misma meta, sin embargo sus respuestas y soluciones se mueven en direcciones opuestas.

El mundo como voluntad y representación

La respuesta religiosa se mueve en el terreno del “mito”, lo que significa, tal y como lo expone Schopenhauer, que se trata de una respuesta en último término “ilusoria”. Así, por ejemplo, cuando la religión promete una vida eterna en el más allá, su alivio del dolor de la vida mundana se apoya en una promesa falsa y el consuelo que logra es, así, artificioso, quimérico.

En cambio la respuesta que busca la filosofía tiene un carácter “racional” al pretender desterrar toda ilusión o falsedad (no todas las filosofías logran algo así pero esto está al menos en su base).
Schopenhauer, por lo tanto, aún reconociendo la raíz común y el mismo propósito a la religión y la filosofía, desarrolló una crítica filosófica de la religión entendida, por así expresarlo, como “opio del pueblo” (una droga que “anestesia”, etc.). Esta crítica de la religión es semejante a la que posteriormente expusieron autores como Nietzsche, Marx o Freud.

jueves, 2 de marzo de 2017

¿Serán estos los 10 inventos más frikis de la Historia?

Las personas podemos llegar a usar nuestra creatividad e ingenio para cambiar el mundo. En muchas ocasiones estas ideas se han materializado en inventos que han revolucionado la Historia como pueden ser la rueda, la electricidad o el teléfono. Su creación marcó un antes y un después en la vida de las personas.

Sin embargo, no siempre el ingenio llega a buen cauce, y como prueba de ello aquí tenemos un listado de 10 inventos que ahora tacharíamos de "frikis", juzgad vosotros mismos.

1. Cigarrillos para dos


En 1955 se inventó este cigarrillo de dos boquillas para evitar filtros ensalivados cuando las personas querían compartir cigarro.


2. Máquina maulladora


Uno de los mayores problemas de las cocinas antiguamente eran los ratones. Por ello, en 1963 los japoneses inventaron el "Mew cat machine" que encendía sus ojos diez veces por minuto para espantar a los roedores.



3. Mini televisión


En 1963 el británico Clive Sinclair, creó esta mini televisón de 2 pulgadas y 15 horas de batería. Sin embargo, su costo era tan alto que dejó en crisis económica a la compañía Sinclair Radiofonics.


4. El robot más rápido del oeste.


Uno de los temas más discutidos del viejo oeste era saber quién disparaba más rápido. Por ello, en 1960 se inventó este robot que reaccionaba rápidamente cuando alguien disparaba.



5. Máscara para el baño


En 1970 se trató de ayudar a las mujeres con esta curiosa a la vez que absurda máscara para que cuando se duchaban no tuvieran que maquillarse de nuevo y así pudieran ahorrar tiempo.



6. Boquilla para fumar bajo la lluvia.


En 1954, Robert L. Stern desarrolló este sistema para poder fumar bajo la lluvia. Consistía en un pequeño paraguas adherido a la boquilla. Podéis imaginar cuál fue el resultado.



7. Llantas luminosas.


En 1961 la compañía Goodyear sacó a luz y nunca mejor dicho, estas llantas que se iluminaban gracias a una serie de lámparas montadas dentro de la llanta de caucho para que se pudieran contemplar mejor.



8. Jaulas para bebés


En 1937 el Club Chelsea Baby de Londres, sacó a la venta estas jaulas de madera y alambre que se colocaban en las ventanas con el fin de que al bebé pudiera darle el aire fresco y tuviera espacio suficiente para tener sus juguetes.




9. Sauna finlandesa portátil


Las saunas siempre han sido muy populares en Finlandia. Hasta tal extremo, que llegaron a crear esta sauna portátil para llevarla a donde sea. Obviamente nunca llegaron a sustituir ni de lejos a las saunas finlandesas de madera.




10. Electrómetro de Hubbard


En 1968, el fundador de la Iglesia de la Cienciología Ron Hubbard, creó un instrumento electrónico para saber si los tomates sufren cuando les cortan en rodajas, llevándole a la conclusión de que las verduras gritan cuando las cortas. Todavía llegó más lejos al decir que este invento permitía saber y cambiar el estado mental de las personas, además de detectar mentiras y transmitir energía eléctrica para mejorar la salud.







Fuente: Taringa.

martes, 28 de febrero de 2017

Hallazgo sobre las sociedades prehistóricas europeas

Recientes estudios relacionados con el ADN, arrojan luz sobre la historia y evolución de la población europea, y es que revelan que los cazadores y agricultores inmigrantes convivieron juntos en la parte central del continente durante más de 2000 años.

Este descubrimiento, publicado en el documento “2000 años de sociedades paralelas en la Edad de Piedra en Europa Central” por el antropólogo Joachim Burger, de la Universidad de Johannes Gutenberg, se produce tras un amplio análisis del material genético y de isótopos de los huesos humanos descubiertos en la cueva de Blätterhöle cerca de Hagen, Alemania.

Foto: El albumcito hablador

La cueva de Blätterhöle fue conocida por ser un lugar de entierro de cazadores y agricultores de la época. El equipo de Burger utilizó isótopos para determinar lo que habían comido dichas personas, lo que suponía un indicativo de su estilo de vida. A continuación también utilizaron el ADN para descubrir cómo podían relacionarse entre sí, y mediante la datación del radiocarbono determinaron la edad de los restos.

“Se da por supuesto que los cazadores-recolectores europeos desaparecieron poco después de la llegada de los agricultores”, dijo el autor Dr. Ruth Bollongino en un comunicado. “Sin embargo, nuestro estudio muestra que los descendientes de los primeros humanos europeos mantuvieron su forma de cazadores-recolectores y vivieron en paralelo con los agricultores inmigrantes durante 2000 años”. La manera de caza y recolección sólo se extinguió en Europa central hace unos 5.000 años, mucho después de lo que se pensaba”.

Hasta hace unos 7.500 años en toda Centroeuropa había cazadores-recolectores, señaló el coautor y profesor de evolución genética de la University College London Mark Thomas. “Eran los descendientes de la primera oleada de nuestra especie en llegar a Europa, hace unos 45.000 años. Ellos sobrevivieron a la última glaciación y al calentamiento que comenzó hace unos 10.000 años. Y ahora parece que también sobrevivieron a la primera oleada, los agricultores que se extendieron por toda Europa desde el sureste del continente.

“La relación entre los cazadores y los trabajadores agrícolas inmigrantes, ha sido muy poco analizada históricamente”, señalaron los investigadores. Y este estudio determina que ambas sociedades estuvieron muy en contacto.

En una investigación relacionada, un equipo de expertos de varias instituciones analizaron el ADN de esqueletos que representaban aproximadamente 4.000 años de Prehistoria con el fin de crear una historia genética de los europeos modernos.

El documento titulado “ADN antiguo revela las etapas clave en la formación de la diversidad genética mitocondrial europea” encontró al menos cuatro periodos diferentes de migraciones significativas y asentamientos en Centroeuropa. Esos asentamientos fueron destacados por la composición genética de la gente que vivía en esa región, concluyeron los investigadores, tras un amplio análisis de muestras óseas y dentales de 364 esqueletos humanos prehistóricos – 10 veces más que en el anterior estudio de ADN de este tipo.

La investigación fue un esfuerzo colaborativo entre científicos del proyecto Genográfico de la National Geographic Society, el centro australiano de ADN antiguo, y también la Universidad de Mainz y el Museo del Patrimonio del Estado de Halle (Alemania). Su trabajo definitivamente demostraba que la gente de la región dedicó mucho más tiempo desde 5500 a.c al 1500 a.c a moverse de un lugar a otro.

“Este es quizá el estudio más importante hasta la fecha de los patrones genéticos en Europa durante el periodo crítico de la formación de la Europa moderna”, señaló el director de proyecto Spencer Wells. “Los datos cuidadosamente recogidos de los restos arqueológicos durante el periodo Neolítico hasta la edad de Bronce revelan sucesivas oleadas de migración y “revoluciones” del reemplazo genético de la población, que se combinaron para crear los patrones genéticos que vemos hoy”.

jueves, 23 de febrero de 2017

El desperdicio de alimentos en España

En Europa, las pérdidas y el desperdicio de alimentos alcanzan alrededor de 89 millones de toneladas al año; de esta cifra, el 42 % se produce en los hogares, el 39 % en los procesos de fabricación, el 5 % en la distribución y el 14 % en los servicios de restauración y catering. España es el sexto país de la Unión Europea que más comida desperdicia, con 7,7 millones de toneladas. Según este estudio de HISPACOOP, los motivos que en nuestros hogares nos llevan a tirar alimentos son los que aparecen en esta imagen.