El relato de un tipo que fue rescatado por un orangután

Hoy, gracias al GPS, es difícil perderse en mitad de la selva, pero hace unos 20 años en Camp Leakey, un campamento de investigación de orangutanes situado en el Parque Nacional Tanjung Puting de Borneo, el bosque lluvioso era un lugar inescrutable. Estaba intentando encontrar un langur granate. Un día, después de pasar horas siguiendo el rastro por caminos señalizados, me pareció ver uno. Me arriesgué y abandoné la ruta. Unos 45 minutos después seguía deambulando entre la maleza, sin ningún ejemplar a la vista. Dí por sentado que el camino no debía de estar muy lejos de donde me encontraba, así que saqué la brújula para guiarme. A la media hora empecé a ponerme nervioso. Por suerte llevaba una linterna, pero enseguida empezó a oscurecer, y encontrar el camino de vuelta iba a ser cada vez más difícil.


Había mucho que admirar a mi alrededor; aquella parte del bosque lluvioso aún no había sufrido las consecuencias del paso de los humanos. En un momento dado me pareció ver a través de un claro un estanque de color azul brillante. Al acercarme, cientos de mariposas alzaron el vuelo, dejando al descubierto un charco de excrementos de cerdo salvaje al que habían acudido.

Me encaminé hacia el sur, según indicaba la brújula. Pensé que tarde o temprano llegaría al río o al sendero. A los 20 minutos descubrí un camino que no estaba señalizado. Segundos después oí un crujido. Pensé que sería un cerdo salvaje o un pequeño felino. Iluminé con la linterna la zona de donde parecía proceder el sonido. Era una hembra de orangután. Su rostro me era familiar: pertenecía al grupo que estábamos rehabilitando. Nos miramos el uno al otro y la orangután me extendió la mano. Entonces, me guió hasta el campamento. Como yo, regresaba a casa a pasar la noche.

Testimonio de Agustín Fuentes, Primatólogo.

Entradas populares de este blog

Podemos desde la Historia

La Estética Trascendental en Kant

Historia y progreso según Kant