El legado de la National Geographic Society

En 2013 se cumplió el 125º aniversario de la National Geographic Society que fue fundada el 13 de enero de 1888 en Washington por un grupo de 33 científicos e intelectuales. Durante todo este tiempo la NGS ha contribuido con su trabajo a la investigación sobre la historia de las antiguas culturas de la humanidad, y también ha protagonizado exploraciones y descubrimientos históricos.

Desde su fundación, la National Geographic ha incidido en la Geografía y en la Historia, dos cuestiones que siempre han ido de la mano, irrumpiendo muchas veces en el curso de los acontecimientos:

- 1912-1915, Machu Picchu, la ciudad perdida de los incas: escondida en un promontorio rocoso de la Cordillera Oriental de los Andes, el centro ceremonial y residencial inca fue descubierto en julio de 1911 por el explorador Hiram Bingham, y posteriormente excavado y estudiado bajo el patrocinio de NGS y la Universidad de Yale.

Foto tomada por Hiram Bingham de la colina del Intiwatana y los bancales de Machu Picchu tal y como los encontró.
 - 1923, apertura de la tumba de Tutankhamon: en noviembre de 1922, después de seis años de trabajo en el Valle de los Reyes, el último Lord Carnarvon y el arqueólogo británico Howard Carter descubrieron la tumba intacta del joven faraón del Reino Nuevo. El fotógrafo Maynard Owen Williams, primer corresponsal extranjero de NGS, estuvo presente en la apertura oficial de la tumba.

Fotografía de la apertura oficial de la tumba de Tutankhamon en 1923.
- 1925 y siguientes, estudio moderno de la civilización maya: los trabajos del arqueólogo norteamericano Sylvanus G. Morley, centrados en la excavación y restauración de Chichén Itzá y en el estudio epigráfico de los jeroglíficos y del calendario mayas, contribuyeron decisivamente al conocimiento mundial de esta cultura.

Sylvanus G. Morley en Chichen Itzá.

- 1939-1946, descubrimiento de la civilización olmeca: a finales de enero de 1938 el etnólogo y arqueólogo norteamericano Matthew Stirling desenterró las colosales cabezas de basalto volcánico de la antigua cultura olmeca, la "madre" de las demás culturas mesoamericanas. Stirling dirigió esta expedición patrocinada por NGS y la Smithsonian Institution.

La colosal cabeza olmeca llamada El rey desenterrada en México por Stirling en 1946
 - 1960 y siguientes, pecios de la Edad de Bronce hallados bajo el mar: George F. Bass, pionero de la arqueología submarina, excavó en 1960, bajo los auspicios de la NGS, el pecio de un carguero hundido 3.400 años antes en la costa meridional de Anatolia. El resultado fue el hallazgo de la mayor colección de mercancías de la antigüedad encontrada hasta entonces en el Mediterráneo: cerámica micénica, piezas de bronce, lingotes de cobre y estaño... Bass consiguió nuevos y fascinantes descubrimientos como el del Uluburun (1985), también en la costa turca.

Un miembro del equipo de George Bass rescata un ánfora griega.
 - 1980, el Titanic encontrado a casi 4.000 metros bajo el Atlántico: el oceanógrafo y arqueólogo submarino Robert Ballard descubrió los restos del Titanic en el Atlántico gracias al empleo de tecnologías desarrolladas con la ayuda de NGS.

La belleza durmiente del Titanic en el fondo del mar.
 - 1995, la "Dama de Hielo" de los Andes: el antropólogo y arqueólogo Johan Reinhard, explorador residente de la Sociedad, encontró en los Andes, en el nevado Ampato (6.312 metros), la "Dama de Hielo", la momia de una niña inca congelada. Entre 1996 y 1999, Reinhard descubrió los restos de otros 14 sacrificios humanos en la cordillera andina, aportando nueva luz sobre las costumbres ceremoniales de los incas.

Miguel Zárate, compañero de escalada de Reinhard en el nevado Ampato, sostiene la momia congelada de la "Dama de Hielo".
 - 1999-2003, en busca de pecios de culturas milenarias: en junio de 1999 Robert Ballard descubrió dos antiguos pecios fenicios en el Mediterráneo Oriental, y en noviembre anunció la teoría de una gran inundación en el Mar Negro hace 7.000 años. Más adelante, en noviembre del 2000, halló un pecio de madera bien conservado de 1.500 años de antigüedad. Sus trabajos dieron nuevos frutos en 2003 al descubrir el pecio más antiguo del Mar Negro (siglos V-III a.C.).

Restos del pecio de madera de 14 metros de largo.
 - 2005, ¿cómo era Tutankhamon?: NGS colaboró en un proyecto para escanear momias egipcias, incluyendo la de Tutankhamon. En mayo, dos equipos patrocinados por la Sociedad recrearon el rostro virtual del joven faraón a partir de las 1.700 imágenes digitales de rayos X de la tomografía computerizada de su momia.

El molde de yeso obtenido del escáner y el busto de silicona final de Tutankhamon
- 2006, el evangelio de Judas: NGS, en colaboración con la Maecenas Foundation for Ancient Art de Basilea y el Waitt Institute for Historical Discovery descubrió, restauró, tradujo y autentificó un antiguo códice con el evangelio de Judas, perdido desde hacía casi 1.700 años. La única copia de este evangelio, manuscrita sobre papiro en alfabeto copto, data del siglo IV.

La segunda página del Evangelio de Judas relata de forma muy diferente la última cena.

El legado de la National Geographic Society es de un valor incalculable. Gracias a su impagable labor hemos podido reconstruir una gran parte de nuestra historia y, en el futuro, vamos a seguir contando con ellos. Ahora hace falta que nosotros, al igual que ellos, tomemos conciencia de la importancia de la conservación de nuestro patrimonio.

Entradas populares de este blog

La Estética Trascendental en Kant

Historia y progreso según Kant

La teoría del conocimiento de Hobbes