Adiós al gusano de Guinea

No todos los días desaparece una enfermedad, pero la dracunculiasis ha podido ser la siguiente después de la viruela. Gracias a un proyecto internacional liderado por el Centro Carter, en el año 2010 únicamente se tuvo constancia de 1.797 casos en todo el mundo, la mayoría registrados en lo que hoy es Sudán del Sur. Para el año 2012 las autoridades sanitarias se propusieron reducir la cifra a cero. No se consiguió, pero la cifra se redujo a menos de la mitad. En 2015 los casos se habían logrado reducir a 14, por lo que el camino seguido es el correcto.


El triunfo no ha sido fácil; el gusano de Guinea (Dracunculus medinensis), causante de la enfermedad, es resistente a vacunas y medicamentos. El arma principal para la erradicación de esta dolencia es la prevención y una buena campaña informativa. Voluntarios locales enseñan a los aldeanos a filtrar cualquier agua que pueda estar contaminada mediante telas y pajitas (imagen de arriba). Explican el ciclo vital del animal para que las personas afectadas se abstengan de entrar en aguas estancadas, donde deposita las larvas. El intenso dolor que causa el gusano al salir del cuerpo impide que las víctimas lleven a cabo sus trabajos en el campo. Pero con la información y los medios adecuados a su alcance, África está muy cerca de aniquilar definitivamente esta antigua enfermedad.



Vía: National Geographic.


Entradas populares de este blog

La Estética Trascendental en Kant

Historia y progreso según Kant

Hallazgo sobre las sociedades prehistóricas europeas