El legado de Tucídides

Tucídides tiene una merecida fama de historiador objetivo al preocuparse de las motivaciones de los protagonistas sin descuidar el rigor y el cuidado por los datos contrastados. Escribió su importanísima obra Historia de la guerra del Peloponeso desde el exilio, lo que le dio la distancia y la calma necesarias para su cometido, así como la posibilidad de recabar información de los dos bandos. Sin su obra solo conoceríamos este conflicto de una forma superficial y sesgada.

Tucídides
Nacido hacia el año 455 a. C. en el seno de una familia adinerada gracias a sus derechos de explotación de unas minas de oro en Tracia, se da la circunstancia de que su abuela materna era nieta de un príncipe tracio e hija de Milcíades, el vencedor de Maratón. Tucídides contrajo la peste que asoló Atenas al principio de la guerra y, unos años después, en 424 a. C., fue nombrado estratego y destinado a Anfípolis cuando el general espartano Brásidas estaba a punto de conquistar la colonia; sin embargo, el fracaso de la expedición ateniense motivó la condena de Tucídides a veinte años de destierro. Murió en torno a 398 a. C. sin poder completar la redacción de su vasta obra, que se detiene en los acontecimientos acaecidos en 411, si bien Jenofonte retoma los hechos en ese punto para dar comienzo a sus Helénicas.


Entradas populares de este blog

Podemos desde la Historia

La Estética Trascendental en Kant

Historia y progreso según Kant