¿Qué comían los egipcios?

Los descubrimientos arqueológicos nos han contado mucho sobre cómo los antiguos egipcios adoraban, celebraban y lloraban la muerte. Pero estos hallazgos también han proporcionado grandes pistas acerca de cómo y qué comía esta compleja civilización. Desde granos como espelta y kamut hasta cerveza turbia y miel.


El pan y la cerveza fueron los dos alimentos básicos de la dieta egipcia. El principal cereal cultivado en Egipto fue la espelta debido a sus nutrientes: alto en minerales y fibra. Los panes y las gachas se hicieron a partir del grano, así como el producto estrella de aquella época y que los arqueólogos llaman “pan de cebada”.

El pan de cebada se hacía a partir de una masa que usaba más levadura. Los panaderos derramaban el pan en cubos y lo dejaban fermentar en agua. Esto producía una infusión espesa y turbia que probablemente hoy en día seríamos incapaces de tomar. Sin embargo era nutritiva, saludable y suplía las deficiencias de las clases bajas.

Pero los antiguos egipcios no vivían únicamente de carbohidratos: los cazadores capturaban una gran variedad de animales silvestres, incluyendo hipopótamos, gacelas, grullas, así como especies más pequeñas como erizos. Capturaban peces, y posteriormente los salaban y ponían en conserva, de hecho la conserva de pescado era tan importante para los egipcios que sólo estaba permitido que fuera hecho por los oficiales de los templos. La miel era apreciada como edulcorante, así como los dátiles, pasas y otros frutos secos. Abundaban los vegetales como el apio, tallos de papiro y cebollas.

Aunque a día de hoy no se mantiene ninguna receta de los egipcios, tenemos una idea bastante clara sobre cómo preparaban sus alimentos gracias a grabados y objetos depositados en tumbas. Por ejemplo, los trabajadores comían dos veces al día: por la mañana una comida compuesta de pan, cerveza y cebollas, y por la noche una cena compuesta de verduras hervidas, carne, pan y cerveza. Por su parte los nobles, la realeza y los sacerdotes comían mejor, incluyendo en su dieta la gacela, el pato asado, las granadas y los pasteles de miel. Y como colofón, se observó que contaban con varias sirvientas para servir la comida y la bebida: el final perfecto para un gran banquete egipcio.

Vía History.com

Entradas populares de este blog

La Estética Trascendental en Kant

Historia y progreso según Kant

La teoría del conocimiento de Hobbes