El legado de Paul Kruger

El Parque Nacional Kruger ya ha cumplido 115 años. Es la reserva protegida más antigua de África y, tanto por la abundancia de fauna, como por sus infraestructuras turísticas, las mejores del continente, continúa siendo el parque más popular de de Sudáfrica, el país en el que está ubicado, pero no siempre fue así.

Una grulla coronada y su polluelo picotean en el suelo en busca de comida.
Cuando Paul Kruger, presidente de la antigua República Sudafricana, fundó el parque en 1898, muchas especies habían desaparecido debido a la caza indiscriminada, y otras, se hallaban en grave peligro. Pero una eficaz gestión logró invertir esa tendencia de forma espectacular. El ejemplo del elefante de sabana es emblemático: de un único grupo de cinco individuos en 1905, se ha pasado a una población de unos 14.000 ejemplares.

Un leopardo ha trepado a un árbol para devorar con tranquilidad a un impala recién cazado
En este parque de más de dos millones de hectáreas, rodeado por una impresionante valla de 900 kilómetros de longitud, conviven en la actualidad 147 especies de mamíferos, 507 de aves, 114 de reptiles (entre ellos más de 5.000 cocodrilos), y 33 de anfibios. Sin embargo, aún hoy la caza furtiva representa una gran amenaza. Como pudo comprobar in situ recientemente el biólogo y fotógrafo Albert Masó: "Ni los guardas armados que patrullan la frontera del parque han podido impedir que en los últimos años los furtivos hayan acabado con la mitad de la población de rinocerontes". Y es que el comercio ilegal de cuernos de rinoceronte en los países asiáticos es todavía una lacra que hay que erradicar.

Mapa del Parque National Kruger. Vía Nature.

Entradas populares de este blog

La Estética Trascendental en Kant

Historia y progreso según Kant

La teoría del conocimiento de Hobbes