La Estética Trascendental en Kant

Kant es un autor del siglo XVII que perteneció al movimiento de la Ilustración. Su propuesta filosófica se denomina “idealismo trascendental”, o también, “filosofía crítica”, pues dos de sus principales obras se titularon Crítica de la razón pura y Crítica de la razón práctica. ¿En qué consiste ese “idealismo”? En afirmar que el objeto “gira” entorno al Sujeto humano (él es el centro del universo, el punto central, el fundamento último del mundo). Esta tesis idealista se opone a dos tesis defendidas anteriormente por la tradición predominante: la tesis realista (según la cual el objeto, o la substancia, tienen prioridad sobre el sujeto) y la tesis teocéntrica (según la cual el único y verdadero fundamento del mundo es Dios como realidad suprema, causa creadora). Con Kant, en definitiva, culmina el paso del teocentrismo medieval y de la primera modernidad (de Descartes a Berkeley) al antropocentrismo que impera en el mundo moderno hasta el día de hoy.

En su obra Crítica de la razón pura pretende Kant ofrecer una fundamentación idealista del conocimiento científico. La ciencia físico-matemática está basada en una serie de juicios sintéticos a priori: el conocimiento de un objeto es una síntesis a priori, previa a una experiencia siempre a posteriori, entre intuiciones y conceptos (entre lo sensible y lo inteligible, conceptos como causa o efecto, etc.).

La Estética Trascendental es el estudio de una facultad del Sujeto humano denominada “sensibilidad” (se trata de la experiencia sensible, de la intuición de sensaciones). Pregunta Kant: ¿qué es lo a priori del lado o el aspecto sensible del conocimiento? ¿qué es lo a priori de la percepción de los fenómenos? A esto responde: el Espacio y el Tiempo.

Estética Trascendental

Espacio y tiempo son, pues, las formas a priori (las intuiciones puras, previas a la presencia sensible de datos o sensaciones), es lo a priori de la facultad del Sujeto cognoscente llamada sensibilidad. Pero, ¿qué son aquí espacio y tiempo? Son principalmente dos cosas:

1. Un marco vacío e infinito (forma) dentro de la cual se ordenan los fenómenos según coordenadas espaciales y temporales.

2. Un marco que permite la cuantificación matemática de los fenómenos, de lo intuido sensiblemente: gracias a ellos son medidos según el espacio de la geometría y el tiempo de la aritmética (espacio y tiempo son, por lo tanto, la base del conocimiento matemático de los objetos).

En resumen: la Estética Trascendental pone de relieve lo que Kant considera las dos formas a priori de la sensibilidad del Sujeto humano, dos formas puras (marcos vacíos espacial y temporal) que intervienen en la producción de los objetos del conocimiento físico-matemático que culminó con los hallazgos de Newton.

Entradas populares de este blog

Historia y progreso según Kant

Filosofía y religión en Schopenhauer