El ojo que emigra al otro lado de la cara

Los peces planos, como el lenguado y el rodaballo, parecen peces normales cuando eclosionan, pero en cuestión de 15 días uno de los ojos migra hasta el otro lado de la cabeza. Este rasgo anatómico es tan peculiar, que los críticos de Darwin argumentaron que en el caso del pez plano no pudo darse una evolución gradual porque la supuesta especie intermedia -parcialmente plana, con un ojo a medio migrar-, sería un caso de mala adaptación. Un biólogo llegó a decir que los peces planos modernos surgieron a partir de un cambio anatómico repentino.

Hasta 2008 no se identificaron fósiles que mostrasen una transición evolutiva de pez simétrico a pez asimétrico. Fue el paleobiólogo Matt Friedman quien localizó registros de un fósil de 50 millones de años que presentaba una cuenca ocular ya que elevada que, sin embargo, aún no había migrado por completo al otro lado. Al compararlo con un fósil similar (ver imagen) que encontró en un museo de Viena, dio con la primera prueba irrefutable de la existencia de un estadio intermedio de pez plano.

La especie Heteronectes chaneti, eslabón perdido del registro fósil de los peces planos, tenía el ojo izquierdo a medio migrar.

Friedman, quien el año pasado publicó una serie de investigaciones más detalladas de su estudio inicial, confía en que el descubrimiento avive el interés por los ictiofósiles, ya que estos "pueden ayudar a comprender cómo surgen las especializaciones más singulares".

Más información en National Geographic Alemania.

Entradas populares de este blog

La Estética Trascendental en Kant

Historia y progreso según Kant

Filosofía y religión en Schopenhauer