Elkarrekin Podemos: un gran triunfo vendido como un fracaso *

Desde su irrupción en el escenario político nacional, Podemos capta la atención -y las tortas- de todo el mundo. Desde la derecha se ha agitado el fantasma del caos para evitar su crecimiento, y desde la izquierda se les acusa de vaguedades como la de ser separatistas con el fin de que no les coman su voto natural. Por todo esto, las elecciones vascas han captado la atención de todo el mundo para ver la evolución de la coalición de izquierdas Elkarrekin Podemos, ya que el pasado 26 de junio superaron incluso al PNV en votos. Esto ha servido para centrar el foco en ellos desde todos los ángulos y afilar el cuchillo. En campaña, se han visto continuos dardos envenenados tanto desde EH Bildu como desde el PNV, que eran los partidos más afectados por su crecimiento. El PSOE, viendo que los votos de la gente realmente de izquierdas se antojaba irrecuperable, se ha centrado más en captar un voto que aquí se califica como "españolista", de ahí sus ataques al euskera.

Tras la campaña, todos se han abalanzado como locos a proclamar a los cuatro vientos el fracaso de la "izquierda comunista", es decir, de Elkarrekin Podemos, al perder la mitad de los votos en las elecciones del 25-S en comparación con el 26-J, pero es que esta es una penosa e interesada comparación. El domingo por la noche, los vascos (y las vascas) tuvimos ocasión de presenciar horas de autocomplacencia en ETB en un debate postelectoral que parecía patrocinado desde Sabin Etxea en el que, cómo no, aparte de la victoria del PNV se celebraba el freno a Elkarrekin Podemos. Tanto se ha propagado esta falsa creencia que ellos mismos han llegado a creérsela: esa misma noche, en ETB 2, Rosa Martínez atribuía el descenso en votos de casi el 50% a la abstención. Incluso un infantil Ramón Espinar tuiteaba una estúpida conclusión de la que ayer se tuvo que retractar. Mal asunto que los propios políticos interesados no sepan analizar situaciones y resultados con frialdad. Ayer lunes ya podíamos leer artículos infames preparados de antemano como este (habrá muchos más) de otro pseudo-periodista patrocinado (en este caso, desde Madrid). El hecho es que Podemos no ha fracasado en Euskadi, ni mucho menos, sino que se ha consolidado como una alternativa de izquierda muy fuerte, y lo voy a demostrar en este artículo de forma clara.

El domingo por la noche yo ya avanzaba que en Euskadi se modifica el voto en función de si el ámbito es autonómico o nacional.




La clave está en lo que yo llamo "voto prestado" y que es conocido por los expertos (que los hay, aunque sean muy pocos) como "voto dual". En elecciones al parlamento de Madrid, hay muchos votantes del PNV y de la izquierda abertzale que votan a otra fuerza política por considerar que su voto es más útil para propiciar el cambio a nivel estatal, y eso ha ocurrido siempre. He aquí la prueba de las tres últimas convocatorias:






Ahora veamos el comportamiento del voto en elecciones al Parlamento Vasco:

Elecciones autonómicas 2005: 32% abstención

PNV: 468.117 votos - 29 escaños.
PSE: 274.546 votos - 18 escaños.
PP: 210.614 votos - 15 escaños.
PCTV-EHAK: 150.644 votos - 9 escaños.
EB: 65.023 votos - 3 escaños.
Aralar: 28.180 votos - 1 escaño.

Elecciones autonómicas 2009: 35,32% abstención

PNV: 399.600 votos - 30 escaños.
PSE: 318.112 votos - 25 escaños.
PP: 146.148 votos - 13 escaños.
Aralar: 62.514 votos - 4 escaños.
EA: 38.198 votos - 1 escaño.
EB: 36.373 votos - 1 escaño.
UPyD: 22.233 votos - 1 escaño.

Elecciones autonómicas 2012: 36,04% abstención

PNV: 384.766 votos - 27 escaños.
EH Bildu: 277.923 votos - 21 escaños.
PSE: 212.809 votos - 16 escaños.
PP: 130.584 votos - 10 escaños.
UPyD: 21.539 votos - 1 escaño.

Elecciones autonómicas 2016: 37,74% abstención

PNV: 397.664 votos - 29 escaños.
EH Bildu: 224.254 votos - 17 escaños.
Elkarrekin Podemos: 156.671 votos - 11 escaños.
PSE: 126.139 votos - 9 escaños.
PP: 107.357 votos - 9 escaños.

Comparando con calma los datos de las gráficas de El País con los que he copiado de las autonómicas, se aprecia perfectamente que la pauta se repite, y tanto el PNV como la izquierda abertzale descienden en votos que van a parar en favor de Podemos o similares, en el marco de unas elecciones generales. En todas las autonómicas ascienden el PNV y la izquierda abertzale (ésta, en 2009, se tradujo en voto nulo). Esto tiene una explicación muy clara: el voto útil. En el marco de unas elecciones nacionales, en Euskadi se vota siempre contra el partido gobernante y se intenta colaborar con el cambio de gobierno, de ahí el corrimiento de voto a Podemos, identificado como partido progresista favorable al derecho de autodeterminación que puede tener relevancia en Madrid. Sin embargo, en elecciones autonómicas, se vota a favor del partido que se quiere poner a gobernar en la CAV, por lo que los partidos nacionalistas recuperan su "voto prestado" en las estatales. No es que Podemos pierda votos, sino que los demás partidos recuperan a su "votante natural", ese que apoyó a Podemos en diciembre y en junio con el fin de combatir el cancerígeno bipartidismo nacional.

Como tras esta explicación va a seguir habiendo gente que no me crea, o pretenderá hacer ver que interpreto esto de forma partidista, lo mejor es ver lo que publicó el CIS cuatro días antes al respecto y que, a diferencia de mí, está libre de toda sospecha de ser un maldito rojo.


El CIS lo clavó, Elkarrekin Podemos redujo su número de votos en casi un 50% a consecuencia del voto dual, pero eso lejos de ser un fracaso debe de ser considerado como un gran éxito, porque si la irrupción de Podemos en el parlamento nacional en diciembre supuso obtener el 19'7% de los escaños, la irrupción de Elkarrekin Podemos en el parlamento de Vitoria ha supuesto la obtención del 14'6% de los escaños, casi nada.

El voto obtenido por Elkarrekin Podemos es un gran éxito, lo pinten como lo pinten los demás, su base electoral es de unos 150.000 votos, lo cual es mucho si tenemos en cuenta que estos números no habían sido ni rozados desde 1986, año en el que la extinta Euskadiko Ezkerra, su principal núcleo de votos en la actualidad por la semejanza de ideología política, obtuvo 124.423 votos en elecciones autonómicas que se tradujeron en 9 escaños (el 12% de la cámara). Aquel hecho fue celebrado por la izquierda vasca como un logro sin precedentes.

No obstante, el futuro de Elkarrekin Podemos queda en manos de sus líderes. Si se dejan de discusiones públicas, infantiles y estériles, en las redes sociales, crecerán, como debería ocurrir en unas terceras elecciones nacionales en diciembre de no haber acuerdo de gobierno (que tiene pinta de ello). Si se centran en trabajar y en resolver las discrepancias internamente, fuera del alcance de quienes son sus encarnizados rivales, tanto a nivel estatal como autonómico se convertirán en una alternativa real de gobierno, en caso contrario, su caída será inevitable y revitalizará al PSOE, que es lo que está esperando como agua de mayo. Salvando las distancias, pero haciendo hincapié en las similitudes, la historia nos recuerda que los grandes imperios siempre se han destruido desde dentro. Así que tomen nota Pablo Iglesias e Iñigo Errejón.


Bonus por llegar hasta aquí: Quienes quieran buscar un sonado fracaso, que se fijen en la evolución de voto del Partido Popular de Euskadi. Desde 2001 pierden votos continuamente.


* Artículo original publicado en Nueva Revolución el 27 de septiembre de 2016.

Entradas populares de este blog

La Estética Trascendental en Kant

Historia y progreso según Kant

La teoría del conocimiento de Hobbes