El liberalismo totalitario

El mundo dominado por el capitalismo es el mundo libre: el capitalismo, denominado ahora liberalismo, es el mundo moderno. Es el único modelo de sociedad, si no ideal, al menos satisfactorio. No existe ni existirá nunca otro.

Este es el canto unánime que entonan, no solo los responsables económicos y la mayor parte de los políticos, sino también los intelectuales y periodistas con acceso a los principales medios de comunicación. El pensamiento libre no está prohibido pero sí canalizado en una semiclandestinidad. Ésa es la libertad de expresión que se ufanan en proclamar los defensores de nuestro sistema liberal.

La virtud del capitalismo está en su eficacia económica, pero ¿a beneficio de quién y a qué precio?

Los estragos, durante un siglo y medio, del colonialismo y el neocolonialismo son incalculables, como tampoco se pueden contar los millones de muertos que le son imputables. Todos los grandes países europeos y Estados Unidos son culpables. Esclavitud, represiones despiadadas, torturas, expropiaciones, robos de tierras y recursos naturales por las grandes compañías occidentales, o por potentados locales a sueldo de las mismas, creación o desmembramientos artificiales de países, imposición de dictaduras, monocultivos que reemplazan a los cultivos alimenticios tradicionales, destrucción de modos de vida y de culturas ancestrales, deforestación y desertificación, desastres ecológicos, hambrunas, exilio de poblaciones hacia las metrópolis donde les esperan el paro y la miseria.

Las estructuras con que se ha dotado la comunidad internacional para regular el desarrollo de la industria y del comercio están completamente en manos y al servicio del capitalismo: el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la Organización Mundial de Comercio; todos estos organismos han servido únicamente para endeudar a los países del Tercer Mundo e imponerles el credo liberal. ¿Cuáles son los medios de expansión y acumulación del capitalismo? La guerra, la represión, la explotación, la usura, la corrupción y la propaganda.


La guerra no se hace únicamente con las armas sino que puede adquirir formas inéditas, por ejemplo, para luchar contra el comunismo los Estados Unidos no dudaron en ayudar a la secta Moon en Corea, como tampoco dudaron con los fascistas en la Italia de la postguerra, o para armar o subvencionar a los integristas islámicos como los Hermanos Musulmanes o los talibanes en Afganistán. La guerra puede adoptar también la forma de embargos contra estados rebeldes (Cuba, Libia, Irak) tan mortíferos para sus poblaciones.

A semejanza de la mafia, el capitalismo protege a los dirigentes sumisos que permiten sin vergüenza alguna explotar su país por las grandes compañías americanas y transnacionales. Consolida de este modo -cuando no las instala- dictaduras, más eficaces que las democracias para proteger los bienes de las empresas. Sus armas son indistintamente la democracia o la dictadura, el negocio o el gangsterismo, la intimidación o el asesinato. De este modo, la CIA es, sin duda, la mayor organización criminal a escala mundial.

El capitalismo es el mayor genocida de la historia, un asesino sin rostro ni código genético que opera impunemente en los cinco continentes desde hace siglos.

A vosotros, partidarios del liberalismo, aduladores de los Estados Unidos, os digo que no he oído vuestra voz alzarse contra la destrucción de Vietnam, el genocidio indonesio, las atrocidades perpetradas en nombre del liberalismo en América Latina, o contra la ayuda americana al golpe de estado de Pinochet, uno de los más sangrientos de la historia, ni tampoco contra las muertes de sindicalistas turcos. Vuestra indignación es selectiva. Solidaridad pero no Disk, Budapest pero no Argelia, Praga pero no Santiago, Afganistán pero no Timor. No os he visto indignaros cuando se mataba comunistas o a aquellos que simplemente querían dar el poder al pueblo o defender a los pobres. No os oigo pedir perdón por vuestra complicidad o vuestro silencio.

* Extracto de "El libro negro del capitalismo", lectura absolutamente recomendable que puedes adquirir en este sitio web.

Entradas populares de este blog

La Estética Trascendental en Kant

Historia y progreso según Kant

La teoría del conocimiento de Hobbes