El caballito de mar, un depredador eficaz

Los caballitos de mar cabecean con torpeza en el agua, carecen de dientes y su principal fuente de alimento es un diminuto y esquivo crustáceo, el copépodo. ¿Cómo consigue entonces este pez que nada en vertical capturar el 90% de las presas que persigue? "Cuestión de cabeza", dice Brad Gemmell. Valiéndose de un microscopio dotado de un láser y una cámara digital de alta velocidad capaz de detectar los rápidos movimientos de los animales microscópicos, el biólogo marino ha descubierto que el hocico del caballito de mar le permite acercarse a la presa sin apenas crear turbulencias en el agua. Esta es la clave, ya que los copépodos son ciegos y la única señal de alerta que reciben es la fluctuación de la corriente. «La gente cree que los caballitos de mar son lentos y pasivos –dice–, pero son depredadores eficientes, que se alimentan de uno de los mejores escapistas del mar.»


Vía National Geographic

Entradas populares de este blog

La Estética Trascendental en Kant

Historia y progreso según Kant

La teoría del conocimiento de Hobbes